10 maneras de mantener su comida segura

La seguridad alimentaria es un tema constante en las noticias. Recuerda, las amenazas bacterianas nunca cesan. No hace mucho, la FDA, criticada por no supervisar la seguridad alimentaria, creó un nuevo trabajo: comisionado asistente de protección de alimentos.

Claramente, un comisionado no es suficiente. Hoy en día, con artículos importados, uso de pesticidas y alimentos procesados, los consumidores tienen que lidiar con muchos “sustos” como E. coli en espinacas y salmonela en muchas cosas. Con esto en mente, aquí hay 10 formas de mantener a usted y su familia a salvo en la cocina.

1. Sepa de dónde viene la comida: Es más fácil investigar a los agricultores locales. Diríjase al mercado de agricultores de productos frescos locales, carnes y quesos, y puede conversar con los agricultores. Pregúnteles sobre su operación. Para artículos importados, investigue y descubra de dónde son
.

2. Limpio: La cocina, eso es. Lave los platos, utensilios, ollas y sartenes en agua caliente con jabón para que las bacterias no sobrevivan. Haz lo mismo con las encimeras, las tablas de cortar y la nevera. Mezcle esponjas, trapos y paños de cocina en la lavadora cada semana. Considere desinfectar la cocina de vez en cuando. Mezcle una cucharadita de lejía con un litro de agua y frote sus tablas de cortar, los mostradores, la estufa y el fregadero de la cocina.

3. Piense en perecederos: En el supermercado, deje los alimentos perecederos hasta el final, para que no se arruinen. Obtenga sus latas, botellas y cajas de comida primero. Además, haga las compras en el último artículo de su lista de tareas antes de irse a su casa.

4. Empaque correctamente: En el supermercado, asegúrese de que todo esté separado de la carne, los mariscos y las aves de corral. Considere un enfriador (con hielo) para artículos congelados o perecederos para el viaje a casa.

5. Inspeccione la comida: Los huevos no se deben agrietar. Las verduras y la fruta no deben magullarse. Las tapas no deben estar sueltas. Las jarras y latas deben carecer de abolladuras y grietas. Carne, pescado y ensaladas en su supermercado deben venderse en un área limpia.

6. Seguridad de la carne: Descongele la carne en la nevera. Cocine las aves de corral y la carne a fondo. Considere un termómetro de carne para medir la temperatura al cocinar.

7. Almacenar de manera segura: Poner alimentos perecederos o congelados lo antes posible. No almacene alimentos cerca de productos de limpieza y productos químicos. Deje el producto en el mostrador para que no se dañe. Selle las sobras en recipientes herméticos y consérvelas solo tres días.

8. Verdes mejor frescos: Los vegetales de ensalada se compran frescos. La mayoría de las lechugas empacadas vienen prelavadas; dice tan bien en la etiqueta. Pero en este lavado es cloro. Las bolsas se llenan con un gas que mantiene el color de las verduras por más tiempo, pero podría privarlas de los nutrientes esenciales.

9. Lave bien el producto: Lave las frutas y verduras adecuadamente para eliminar la suciedad y los posibles plaguicidas persistentes.

10. Evitar ciertos peces: Para evitar el mercurio tanto como sea posible, es aconsejable evitar el tiburón, el pez espada, el escolar (pez vela, pez mariposa), marlín, reloj anaranjado, caballa gigante y blanquillo. En cuanto al atún enlatado, elija atún claro en lugar de atún blanco (“blanco”). No es necesario evitar los filetes de atún de ninguna manera, pero generalmente tienen más mercurio que sus equivalentes enlatados.

Lectura relacionada: La ​​prevención es clave cuando se trata de la seguridad alimentaria

Leave a Comment