7 mejores ejercicios de cefalea cervicogénica para aliviar el dolor

Los ejercicios de cefaleas criógeno pueden ser la clave para aliviar el dolor y la incomodidad de este dolor de cabeza relacionado con el cuello. Las maniobras son técnicas especializadas de fortalecimiento y estiramientos para dolor de cuello y dolores de cabeza que funcionan para aliviar la tensión, así como para mejorar su rango de movimiento. La fisioterapia y los medicamentos recetados pueden servir como tratamientos complementarios en casos graves.

Conocida como cefalea secundaria, una cefalea cervicogénica puede ser causada por un nervio bloqueado u otra condición de salud que se origina en una fuente dentro del cuello uterino espina. Esto puede incluir los vasos sanguíneos, discos, ligamentos o músculos del cuello o la espalda.

Ejercicios para el dolor de cabeza cervicogénico

El tratamiento para la cefalea cervicogénica tiende a centrarse en el estiramiento y fortalecimiento de los huesos ligamentos y músculos del cuello Se puede determinar un régimen apropiado de ejercicios específicos durante cualquier terapia física requerida para dolores de cabeza, específicamente aquellos de naturaleza cervicogénica.

Comience realizando ejercicios de estiramiento de cefalea cervicogénica de tres a cinco veces al día, aumentando el número de repeticiones cada vez.

1. Ejercicio de flexión craneocervical (CCF)

Acuéstese sobre su espalda con una toalla enrollada detrás de su cuello. Haga un movimiento de cabeceo con el cuello y la cabeza y sostenga durante 10 segundos. Avance para levantar los brazos a cada lado durante la retención.

Una vez que el cuello y la cabeza estén fuertes, siéntese contra la pared y realice el movimiento de cabeceo y posición de sujeción sin soporte para el cuello.

2. Ejercicio de flexión y extensión

En una posición sentada o de pie, lleve la barbilla al pecho lentamente y sosténgalo durante 30 segundos para un estiramiento suave de la parte posterior de su cuello.

A continuación, mueva la cabeza hacia atrás para que los ojos se centran en el techo para estirar los músculos del cuello delantero. Mantenga esta posición durante 30 segundos.

Fortalezca los músculos del cuello colocando su mano sobre su frente e intentando empujarla contra la mano. Mantenga la posición durante 10 segundos.

A continuación, coloque la mano en la parte posterior del cuello y la cabeza y mueva la cabeza hacia atrás con los ojos mirando hacia el techo. Mantenga esta posición durante 10 segundos.

3. Ejercicio de rotación

Párese o siéntese en una posición erecta mientras gira la cabeza hacia la derecha, mirando por encima del hombro. Mantenga la posición durante 30 segundos antes de volver a la posición original. Repita en el lado izquierdo.

Progrese gradualmente a colocar la mano derecha en la sien derecha de la cabeza para resistir mientras gira la cabeza. Mantenga esta posición durante 10 segundos antes de repetir en el lado izquierdo con la mano izquierda y la sien.

4. Ejercicio de flexión lateral

Párese o siéntese y deje caer la cabeza hacia el lado derecho. Toca el hombro derecho con el oído derecho sin mover el hombro hacia arriba. Mantenga la posición durante 30 segundos y regrese a la posición inicial. Repita en el lado izquierdo.

Fortalezca estos músculos usando su mano como soporte de resistencia contra la sien. Mantenga la posición durante 10 segundos en cada lado.

5. Ejercicio Chin Tuck

En una posición de pie o sentado, mueva suavemente los hombros hacia atrás mientras su barbilla está hacia abajo hacia el pecho. Permanezca mirando hacia adelante y mantenga la posición durante 10 segundos. Repita 10 veces.

6. Ejercicio con la hoja del hombro

Siéntese o párese con las caderas rectas, sin inclinarse hacia adelante o hacia atrás. Mueva lentamente los hombros hacia atrás y empuje suavemente el pecho hacia afuera.

Una vez que esté en una posición cómoda pero estirada, manténgase quieto durante cinco segundos. Suelte y vuelva a la posición de observación y repita 10 veces.

7. Ejercicio de fortalecimiento de la espalda

Acuéstese boca abajo con la cara hacia el suelo. Inhale y exhale profundamente varias veces. A continuación, sostenga la parte superior de su cuerpo sobre los codos y mantenga la posición durante hasta dos minutos.

Las cefaleas cervicogénicas pueden causar una leve molestia o dolor intenso debido a daños o lesiones en los nervios de la columna cervical. La mayoría de los casos de esta forma de dolor de cabeza pueden aliviarse o prevenirse estirando y fortaleciendo los músculos, tejidos y huesos de la cabeza y el cuello.

Los estudios clínicos han mostrado mejoría de los episodios de cefalea cervicogénica al combinar ejercicios de estiramiento con ejercicios de fortalecimiento dirigidos.

Como con cualquier tratamiento de ejercicio, lo mejor es comenzar lento y progresar gradualmente a medida que recupera su fuerza. También debe consultar con su médico antes de realizar cualquiera de los ejercicios anteriores para reducir el riesgo de lesión.

Leave a Comment