El medicamento para la diabetes puede reducir el riesgo de la enfermedad de Parkinson

Una nueva investigación publicada en la revista PLOS Medicine sugiere que las personas que toman una clase particular de medicamentos recetados para la diabetes, conocida como glitazonas tienen un riesgo significativamente reducido del desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

Los investigadores analizaron los registros de salud de más de 160,000 pacientes con diabetes en el Reino Unido de 1999 a 2013. Luego compararon a cada paciente que tomaba glitazonas con cinco pacientes que tomaban otros tratamientos diabéticos: los seis individuos en el grupo eran el mismo sexo y edad, asistieron a la misma clínica y se encontraban en la misma etapa de diabetes.

Encontraron que los casos de enfermedad de Parkinson eran casi un tercio (28%) más bajos entre los diabéticos que tomaban glitazonas, en comparación con los pacientes que usaban otros tratamientos para su diabetes. Los hallazgos fueron los mismos incluso después de tener en cuenta otros factores contribuyentes que afectan el riesgo de Parkinson, incluida una lesión en la cabeza y antecedentes de tabaquismo.

Los hallazgos del estudio confirman los resultados de estudios previos en animales. Sin embargo, este estudio en particular solo muestra una relación entre las glitazonas y el riesgo de Parkinson; no aborda si las glitazonas tienen algún impacto sobre la desaceleración de la progresión de la enfermedad de Parkinson una vez que ya ha sido diagnosticada. Los investigadores también llaman la atención sobre el hecho de que las glitazonas se han asociado con efectos secundarios significativos, como cáncer de vejiga y problemas cardíacos. Dicho eso, los investigadores confían en que estos últimos hallazgos ayudarán a guiar la investigación futura del Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva que se estima afecta aproximadamente a una de cada 500 personas. La enfermedad destruye las células nerviosas que son responsables de producir dopamina, que es la sustancia química del cerebro que controla el movimiento al transmitir mensajes a los diversos músculos.

 

Leave a Comment