Estenosis cervical: causas, síntomas y tratamiento

El daño a los nervios y la columna vertebral puede ser devastador para muchas personas que sufren de estenosis cervical. Esta condición, que causa el estrechamiento del canal espinal en el cuello, puede no presentar ningún síntoma notable. Cualquier signo importante puede desarrollarse con el tiempo, después de que se produce un daño severo. Analizaremos las posibles causas, los síntomas de estenosis cervical que pueden surgir y los tratamientos, incluidos los ejercicios que puede hacer en casa.

¿Qué es la estenosis espinal en el cuello? Los espacios abiertos en las vértebras de nuestra columna vertebral forman lo que se llama canal espinal. Dentro del canal se encuentra un grupo de nervios que forman nuestra médula espinal. Esto es lo que nos permite movernos, experimentar sensaciones y controlar las funciones corporales. Cuando el canal espinal en el cuello se estrecha desde una fuente externa, se conoce como estenosis cervical.

¿Qué causa la estenosis espinal en el cuello?

Las causas de la estenosis cervical pueden vincularse con el proceso de envejecimiento y con afecciones que se estrechan La espina. Para una pequeña mayoría de los casos, un canal espinal estrecho resulta de su desarrollo en el útero. A medida que envejecemos, nuestro canal espinal puede tomar diversas formas y formas como resultado de discos abultados, engrosamiento del tejido, deterioro del cartílago y sobrecrecimiento de los huesos de la articulación. Estas fuentes de estrechamiento del canal se pueden ver después de los 50 años.

1. Sobrecrecimiento de Huesos

Con la enfermedad de Paget, los pacientes pueden tener un estrechamiento espinal debido al sobrecrecimiento óseo. Se observan signos más comunes con espolones óseos como efecto de la osteoartritis.

2. Discos herniados

Cuando los discos entre nuestras vértebras comienzan a desgastarse y secarse, pueden agrietarse y comprimir los nervios o la médula espinal.

3. Ligamentos rígidos

Nuestros ligamentos espinales, el tejido conectivo que mantiene unidos a los huesos, pueden forzar el estrechamiento del canal espinal. Se hinchan gradualmente a medida que se espesan y se endurecen.

4. Tumores

La estenosis cervical puede ocurrir cuando aparecen tumores de crecimiento pequeño entre las vértebras y la médula espinal o en las membranas.

5. Lesiones

Una fuerza directa y contundente en la columna vertebral puede hacer que una porción del canal espinal se estreche si un hueso desalojado o roto empuja hacia el conducto. El trauma de un accidente automovilístico o golpe también puede causar inflamación del tejido, lo que puede reducir el canal.

Síntomas y diagnóstico de estenosis cervical

La mayoría de los casos de estenosis cervical no presentan síntomas y solo se descubren mediante pruebas de imágenes. Estenosis espinal en los síntomas del cuello puede estar presente cuando hay una compresión de los nervios o la médula espinal.

A medida que pasa el tiempo, los síntomas que pueden aparecer incluyen dolor, entumecimiento, debilidad o rigidez en la región del cuello y los hombros. Estas sensaciones también pueden extenderse a los brazos, las manos y las piernas. El equilibrio de una persona también puede verse afectado, causando problemas para caminar. El daño agudo por estenosis cervical también puede afectar el control de la vejiga y el intestino y causar incontinencia.

Cualquier síntoma existente puede simular otras afecciones relacionadas con los nervios, como la esclerosis múltiple. Un diagnóstico correcto de estenosis cervical puede requerir análisis de sangre y pruebas de imágenes. Comienza con una discusión sobre cualquier síntoma experimentado y cualquier trauma reciente en el cuerpo, especialmente en la región superior de la espalda y el cuello. Un examen físico determinará si se necesitan más pruebas. Si es así, algunas de las pruebas pueden incluir:

1. Radiografía

El uso de radiación electromagnética para tomar imágenes del canal espinal ayudará a descubrir posibles cambios en los huesos.

2. Imágenes de Resonancia Magnética

La resonancia magnética es la opción preferida de muchos profesionales médicos cuando se trata de pruebas espinales, ya que determinará si hay daño en los huesos, ligamentos o discos. También permite ver imágenes transversales. Las imágenes mostrarán cualquier tumor u otro problema de compresión de los nervios y la médula espinal.

3. Tomografía computarizada Mielograma

Un mielograma por TC da el mismo efecto de una resonancia magnética con las señales utilizadas en los rayos X. Se inyecta un medio de contraste de antemano para permitir una mejor formación de imágenes de los nervios y la médula espinal. Con esto, un médico puede determinar si hay espolones óseos, tumores o una hernia de disco que causa la estenosis cervical.

Tratamiento de estenosis cervical

Una vez que se establece el diagnóstico, la gravedad de la causa y los síntomas determinarán la estenosis espinal en el tratamiento del cuello. Muchos casos se tratan con alternativas a la cirugía, como analgésicos y ejercicios de fisioterapia para mantener la función de los músculos. Los casos crónicos pueden requerir cirugía, de acuerdo con la causa subyacente de la estenosis cervical. La cirugía descompresiva liberaría cualquier presión sobre los nervios espinales mediante el ajuste o la eliminación de tejido, hueso o disco parcial. También se puede necesitar una fusión de las vértebras.

También se puede requerir tratamiento para las complicaciones de la estenosis cervical, como la pérdida a largo plazo de la sensibilidad y la fuerza en las extremidades y la posible pérdida del control intestinal o de la vejiga. Cualquier daño al sistema nervioso derivado de esta afección se trata de inmediato para evitar mayor deterioro.

Después de la cirugía, y como terapia en sí misma, se recomienda el ejercicio para mantener el uso de los músculos y la movilidad. Es vital para mantener su fuerza, mejorar el equilibrio y la coordinación y mantener el movimiento espinal.

Ejercicios para tratar la estenosis cervical

Los ejercicios de estenosis espinal cervical se pueden realizar para ayudar a fortalecer cualquier debilidad asociada con la afección y para mantener la movilidad de extremidades afectadas.

1. Aeróbicos

Deben evitarse los ejercicios que le hagan saltar, correr y moverse con movimientos bruscos ya que pueden causar más daño. Haga ejercicios aeróbicos moderados, como caminar a un ritmo lento y constante y nadar. Moverse en el agua tendrá menos impacto en su columna ya que no hay fuerza que cause el movimiento. Puede realizar movimientos fluidos suaves en el agua mientras desarrolla la fuerza muscular. Tenga cuidado al mover el cuello durante los ejercicios aeróbicos en el agua.

2. Rango de movimiento

Como el dolor puede impedirnos mover las regiones afectadas, es importante realizar ejercicios de rango de movimiento para mantener el uso de dichas áreas en el cuerpo. Las acciones simples también ayudarán a aliviar el dolor. Evite una rigidez en el cuello al girar la cabeza hacia un lado y mantener la posición durante 10 segundos. Repita en el otro lado. Haga esto lenta y varias veces durante el día. Otro gran ejercicio para el cuello y la columna vertebral es dejar caer lentamente la cabeza hacia adelante como si la gravedad la estuviera jalando.

3. Fortalecimiento

Para una columna vertebral sana, mantener un buen centro es la clave, y es fundamental fortalecerla con ejercicios específicos. Los estiramientos y ejercicios de Pilates y de yoga son buenas opciones de bajo impacto para fortalecer la parte baja de la espalda y los músculos abdominales que conforman su núcleo. Estirar la columna vertebral con la flexión en el movimiento de la cintura ayuda a alinear las vértebras.

La estenosis cervical puede albergar una serie de síntomas que pueden afectar a todo el cuerpo y obstaculizar sus actividades diarias. En casos leves, una persona puede no darse cuenta de que la condición existe, ya que no hay síntomas presentes. Los daños a la columna o los nervios causados ​​por un trauma o el proceso de envejecimiento pueden estar directamente relacionados con la estenosis cervical. El tratamiento de los síntomas puede brindar alivio, incluida la cirugía para aliviar cualquier compresión física del canal espinal. El mantenimiento de la movilidad, el alivio del dolor y la mejora de la fuerza se pueden lograr con ejercicios especializados.

Leave a Comment