Fibrositis: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Hay muchas condiciones médicas que parecen misteriosas, o el público en general no sabe cuál es la condición. Tome fibrositis, por ejemplo.

La mayoría de nosotros no sabemos lo que eso significa para la persona que la padece. Es un nombre que casi no da ninguna descripción. Parece que podría ser una de un millón de cosas diferentes.

En este artículo, nuestro objetivo es cambiar eso. Vamos a ver la definición de fibrositis, así como los síntomas, las causas y el tratamiento. Para cuando haya terminado de leer este artículo, tendrá una comprensión básica de la fibrositis.

¿Qué es la fibrositis?

La gran pregunta es, ¿qué es la fibrositis? La fibrositis es dolor e inflamación de los músculos, vainas musculares y capas de tejido conectivo de los huesos, músculos, tendones y articulaciones. Por lo general, afecta a más mujeres que hombres y se dirige a la parte inferior de la espalda, cuello, hombros, pecho, brazos, muslos y caderas.

Síntomas de fibrositis

Ahora que hemos abordado la gran pregunta de qué es la fibrositis, El siguiente paso es explicar qué síntomas lo acompañan. La forma más rápida de resumir los síntomas de esta afección es el dolor, la rigidez y el cansancio. El paciente a menudo puede sentirse cansado y débil.

Puede haber dolor en áreas localizadas, así como espasmos musculares repentinos y dolorosos que pueden aumentar con la actividad. Si alguna vez has tenido un mal caballo charley, es algo similar a eso. Sus articulaciones pueden comenzar a sentirse muy rígidas, y puede limitar el movimiento de esas articulaciones en casos severos.

Causas de la fibrositis

Con síntomas como estos, uno puede asumir que sabemos todo acerca de las diversas causas de la fibrositis. Lamentablemente, ese no es el caso, ya que actualmente no se conoce una causa exacta de la afección. Hubo una teoría durante muchos años que era un problema psicológico en comparación con uno físico. Pero, eso ha sido descartado desde entonces.

Las causas posibles incluyen un desequilibrio químico en el cerebro o una deficiencia autoinmune. Si ha tenido antecedentes de inflamación de las articulaciones debido a factores como la poliarteritis, es más probable que termine con fibrositis. Las lesiones musculares, las infecciones virales, la fatiga y la mala nutrición también pueden provocar esta afección. Reconocer estos síntomas es el primer paso para comenzar a diagnosticar el problema.

Diagnóstico de Fibrositis

Al igual que la causa de la fibrositis, no hay muchas pruebas para diagnosticarla. Sin embargo, hay algunas pruebas de laboratorio y análisis de sangre que pueden ayudar a registrar la cantidad de inflamación en el cuerpo.

En su mayor parte, el médico hará que realice algunas pruebas para descartar las causas de sus síntomas (como la poliartritis y artritis reumatoidea) en lugar de un diagnóstico directo.

Consejos para el tratamiento de fibrositis

Aunque puede ser difícil de diagnosticar, hay varias cosas que puede hacer para ayudar a tratar la fibrositis y sus síntomas.

1. Calor

Una almohadilla térmica o una bolsa de agua caliente puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez. También puede tomar una ducha caliente que puede brindar calor a todos sus músculos y articulaciones a la vez.

2. Masaje

Masaje las áreas musculares sensibles y dolorosas de una manera suave. Si le duele más de lo que ayuda, detenga el masaje.

3. Cortisona

Las inyecciones de cortisona se usan en las áreas musculares que son puntos desencadenantes del dolor.

4. Descanso

El descanso es una de las mejores curas para lo que te está doliendo, incluida la fibrositis. Manténgase alejado de sus pies y simplemente relájese. Permita que sus músculos y articulaciones se relajen, lo que puede ayudar a la rigidez y aliviar el dolor. La meditación también puede ayudar.

5. Medicamentos

Hay algunos medicamentos de venta libre que pueden ayudar. Busque medicamentos antiinflamatorios y analgésicos que sean buenos para el dolor articular y muscular.

Pruebe cosas como la aspirina, el paracetamol o el ibuprofeno. Los antidepresivos leves también pueden ayudar, ya que pueden ayudar a relajar los músculos y las articulaciones.

6. Biofeedback

La retroalimentación biológica se puede utilizar para tratar los músculos y permitir que se relajen ayudando con el dolor y la rigidez en esos músculos.

7. Ejercicio

Una de las mejores cosas que puede hacer si padece fibrositis es mantenerse activo. Haga su mejor esfuerzo para mantenerse al día con su gimnasio y programa de ejercicios, tomando un período de descanso cuando lo necesite. El estiramiento también puede ayudar a mantener sus músculos libres de dolor o al menos ayudar a recuperarse más rápido.

Afortunadamente, algunos de estos consejos pueden ayudarlo con cierto alivio del dolor, la fatiga y la rigidez que acompaña a la condición.

¡Hay esperanza!

Cuando escuchas o lees sobre el hecho de que se sabe muy poco sobre las causas de la fibrositis y que puede ser difícil de diagnosticar en su totalidad, puede inspirar una cierta cantidad de miedo y temor. Dicho esto, una vez que se reconoce, hay algo de esperanza.

Existen tratamientos que puede usar para cuidar la afección. La buena noticia es que la ciencia aún avanza, por lo que, con suerte, en el futuro, habrá formas más fáciles de diagnosticarla y una cura que puede aliviar el dolor y la rigidez para siempre.

 

Leave a Comment