Los bebés nacidos en verano crecen más saludables, según un estudio

Según un nuevo estudio publicado en la revista Heliyon los bebés que nacen en los meses de verano tienen una mayor probabilidad de convertirse en adultos fuertes y sanos.

Investigadores del área médica La Unidad de Epidemiología del Consejo de Investigación (MRC) de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido sugiere que sus hallazgos respaldan la teoría de la “programación fetal”. Esta teoría sugiere que el ambiente en el útero conduce a diferencias tempranas de la vida que pueden afectar la salud de uno más adelante en la vida.

Para investigar su teoría, el equipo analizó datos del estudio del Reino Unido Biobank, un importante recurso de salud nacional utilizado para comparar el crecimiento y desarrollo de aproximadamente 450,000 hombres y mujeres.

Los investigadores descubrieron que los bebés nacidos entre junio y agosto tenían mayor peso al nacer y eran más altos que los adultos. Además, las niñas que nacieron durante estos meses comenzaron la pubertad más tarde, un indicador de mejor salud en la edad adulta.

Los bebés nacidos entre diciembre y febrero mostraron resultados “direccionalmente opuestos” a los resultados de los bebés nacidos en los meses de verano. Las asociaciones se observaron con las horas totales de luz solar durante el segundo trimestre, pero no durante los tres meses iniciales posteriores al nacimiento. También hubo otras asociaciones con respecto a los logros educativos. Los nacidos en los meses de otoño tenían más probabilidades que los nacidos durante el verano de continuar su educación después de la edad de 16 años o alcanzar una calificación de nivel de grado.

John Perry, autor principal del estudio, cree que estas diferencias estacionales pueden venir hasta la cantidad de luz solar que recibe una madre durante el embarazo, un factor que afecta los niveles de vitamina D.

“No conocemos los mecanismos que causan estos patrones de la temporada de nacimientos sobre el peso al nacer, la altura y el momento de la pubertad. Necesitamos entender estos mecanismos antes de que nuestros hallazgos se traduzcan en beneficios para la salud “, señala Perry. “Creemos que la exposición a la vitamina D es importante y nuestros resultados alentarán otras investigaciones sobre los efectos a largo plazo de la vitamina D temprana en el momento y la salud de la pubertad”.

Perry concluye que este es el primer estudio para vincular la pubertad sincronización con la estacionalidad, aunque “se necesita más trabajo para comprender los mecanismos detrás de este efecto”.

 

Leave a Comment