Los médicos diagnostican erróneamente a los pacientes

Su médico lo sabe mejor, ¿verdad? No necesariamente. Y un nuevo estudio muestra que podrían estar equivocados más a menudo de lo que piensas.

Las personas que no saben algo a menudo están dispuestas a seguir el consejo de otras personas que parecen más educadas en un tema en particular. Esto es especialmente cierto cuando habla con un profesional, como un abogado, un mecánico o un médico. Esperas que sepan de qué están hablando por su título y porque tienes poca o ninguna idea sobre el tema.

Sin embargo, es bastante común que la gente cometa el error de suponer que solo porque una persona está un profesional, son infalibles, es fácil de asumir porque saben mejor que usted. Creemos que lo saben todo, pero simplemente este no es el caso. Las personas son personas independientemente de su profesión, y son tan propensas a los errores como cualquier otra persona.

Los números respaldan esto. Un informe publicado en el diario BMJ Quality & Safety sugiere que uno de cada 20 adultos que hacen una visita a la sala de emergencias o van a una clínica comunitaria de atención de la salud reciben un diagnóstico incorrecto. Esto se traduce en aproximadamente 12 millones de estadounidenses que podrían verse afectados anualmente, mientras que seis millones podrían experimentar daños como resultado de tales errores.

El estudio señaló que las personas con afecciones tan serias y diversas como insuficiencia cardíaca, neumonía, anemia y el cáncer de pulmón podría experimentar problemas graves, potencialmente mortales, que el médico no reconocería. (Puede ser una locura pensarlo, pero como muestra el estudio, incluso los médicos pueden estar equivocados …)

Hay una serie de razones por las cuales los médicos pueden perder un diagnóstico: tal vez no tienen acceso o conocimiento del última tecnología; tal vez están teniendo un mal día y están distraídos; su entorno de trabajo caótico podría estar causando demasiado estrés para que funcionen de manera óptima; o, francamente, tal vez solo sean malos médicos.

Esto obviamente no significa que deba dejar de buscar la ayuda o seguir los consejos de profesionales médicos, sino simplemente que debe mantenerse activo en su propia atención médica. Cuando busca ayuda, es importante obtener una segunda opinión. Por ejemplo, si visita una sala de emergencias o una clínica, asegúrese de hacer una cita de seguimiento con su médico familiar poco después. Su médico de familia conoce su salud en general, tiene una relación con usted y tendrá más conocimiento sobre lo que puede ser motivo de preocupación con respecto a su situación personal. También pueden recomendar especialistas de confianza que están capacitados en campos específicos de la práctica.

Al final, sin embargo, la mejor manera de cuidar su salud es a través de medidas preventivas. Haga su mejor esfuerzo para llevar una dieta saludable, hacer ejercicio y evitar opciones de estilo de vida perjudiciales como fumar y beber. Finalmente, trate de programar citas con su médico una o dos veces al año para mejorar sus posibilidades de detectar cualquier problema antes de que avancen demasiado.

Leave a Comment