Los problemas de memoria se han relacionado con medicamentos recetados

Los medicamentos con receta que está tomando pueden estar afectando su memoria. Un nuevo estudio de investigación internacional indica que los medicamentos comúnmente utilizados para tratar las alergias, el insomnio y la ansiedad pueden afectar negativamente la memoria y la concentración entre los adultos mayores.

Según la investigación, hasta nueve de cada 10 adultos mayores de 65 toman al al menos un medicamento con receta. En el mismo grupo de edad, el 18% de las personas se quejan de problemas de memoria y tienen déficits cognitivos leves. La investigación sugiere que puede haber un vínculo entre los dos.

Un equipo internacional de investigación con sede en Montreal trabajó para identificar qué medicamentos tienen más probabilidades de afectar la función amnésica del cerebro (memoria) y la función no amnésica (atención, concentración, rendimiento).

ADEMÁS: Este hábito podría duplicar el riesgo de pérdida de memoria.

Evaluaron los resultados de 162 experimentos con fármacos que inherentemente tenían el potencial de unirse a cuatro receptores diferentes en el cerebro. Concluyeron que el uso episódico de varios medicamentos podría causar problemas cerebrales amnésicos y no amnésicos. Sus hallazgos fueron típicos del problema en el que a menudo se pasa por alto la causa oculta de la enfermedad en personas que gozan de buena salud.

Las benzodiazepinas son un buen ejemplo. Hubo 68 estudios que analizaron esta clase de medicamentos (que a menudo se usa para tratar la ansiedad y el insomnio) y revelaron un patrón. El uso de benzodiazepinas ocasiona alteraciones en la memoria y la concentración. Hubo una clara relación dosis-respuesta.

Las 12 pruebas de antihistamínicos (para combatir las alergias) y las 15 pruebas de antidepresivos tricíclicos mostraron déficits en la atención y el procesamiento de la información. Los hallazgos respaldan las recientes recomendaciones de la American Geriatrics Society de que todas las píldoras para dormir, los antihistamínicos de “primera generación” y los antidepresivos tricíclicos deben evitarse a toda costa por los adultos mayores.

Obviamente, los investigadores creen firmemente en la importancia de comunicar este conocimiento a los pacientes Y también lo hace Global Zesty. Los pacientes mayores, ellos mismos, deben jugar un papel vital en la reducción de los riesgos asociados con estos medicamentos. Deben sentirse cómodos discutiendo esos riesgos con sus médicos y farmacéuticos, y explorando medicamentos más seguros, o incluso tratamientos naturales o alternativos.

Todo se reduce a situaciones individuales. Por ejemplo, a pesar de los riesgos conocidos, puede ser mejor para algunos pacientes continuar su medicación en lugar de vivir con síntomas intolerables. Pero cada persona tiene el derecho de tomar decisiones informadas. Eso comienza con la comprensión de que ciertas drogas pueden estar alterando su memoria y función cerebral. Y a medida que envejecemos, la memoria se vuelve más y más importante.

Leave a Comment