Mujeres peligrosamente ajenas a la amenaza del cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón: cada año, más de 160,000 personas en los EE. UU. Perderán sus vidas debido a ello y casi la mitad de ellos serán mujeres. Este número representa más de una cuarta parte de todas las mortalidades relacionadas con el cáncer cada año. De hecho, las muertes por cáncer de pulmón superan a las atribuidas a los cánceres de mama, colon y próstata juntos. Además, la tasa de mujeres con cáncer de pulmón que sucumbieron a la enfermedad ha ido en aumento, mientras que la de los hombres ha disminuido.

Esta información no se da para asustarlo, sino para hacer comprender la importancia de la encuesta de 2006 realizada por la Asociación Nacional contra el Cáncer de Pulmón de EE. UU. La principal conclusión de la encuesta? Las mujeres de EE. UU. No son conscientes de la magnitud del peligro que representa el cáncer de pulmón para su salud.

La encuesta incluye datos de más de 500 mujeres. La información que se obtiene de ella va más allá de las estadísticas: muestra cuánto desconocemos la mayoría de nosotros sobre el cáncer de pulmón.

Entonces, echemos un vistazo a algunas de las sorprendentes estadísticas. Menos de la mitad de las mujeres (41%) saben que el cáncer de pulmón es la forma más letal de cáncer en los EE. UU. Solo el 36% sabe que la enfermedad es un asesino más importante que el cáncer de mama. ¿Qué tal el hecho de que una de cada 17 mujeres desarrolle una malignidad pulmonar en algún momento? Solo el 41% lo sabe.

Cuando se trata de causas, apenas un ocho por ciento de las mujeres saben que la exposición al gas radón es la segunda causa de cáncer de pulmón. (El radón es un gas radiactivo que se libera de la descomposición natural del uranio en las rocas y el suelo). Además, solo una pequeña parte de la población femenina (cuatro por ciento) sabe que las mujeres tienden a reaccionar mejor al cáncer de pulmón que los hombres. Finalmente, alrededor del 25% de las mujeres creen que hay una prueba que puede detectar el cáncer de pulmón en las primeras etapas; sin embargo, esta creencia es falsa. No existe tal prueba hasta el momento, aunque se están realizando investigaciones al respecto.

Entonces, esta encuesta apunta a otra enfermedad que acecha en nuestro medio: la ignorancia. La ignorancia no es fatal en sí misma, pero puede nublar el conocimiento de una persona sobre lo que sucede con su propio cuerpo, lo que lleva a un retraso en la búsqueda de un diagnóstico o tratamiento, que puede ser extremadamente peligroso. Como dijo Sir Francis Bacon, “El conocimiento es poder”. Obviamente, las mujeres (y los hombres) deben tomar las cosas en sus propias manos para luchar contra la amenaza del cáncer de pulmón al buscar información sobre la enfermedad.

Leave a Comment