Neuralgia intercostal: causas, síntomas, diagnóstico y tratamientos

Si nunca ha oído hablar de la neuralgia intercostal, no está solo, ya que esta es una rara afección que afecta los nervios profundamente protegidos dentro de su caja torácica. Esfuerzo o daño a uno de estos nervios puede provocar dificultades para respirar y dolor severo al moverse. Examinaremos más de cerca la neuralgia intercostal y posibles remedios caseros.

Neuralgia intercostal Definición

Entonces, ¿qué es la neuralgia intercostal? Se puede entender mejor a través de la definición de los términos médicos. Intercostal se refiere a los nervios que van desde la médula espinal hasta las costillas dentro de la caja torácica. Apoyan los músculos en esta región.

La neuralgia es el dolor que ocurre dentro de los nervios, en este caso, los nervios intercostales. El dolor generalmente surge de una compresión de los nervios, ya sea por trauma o enfermedad. El dolor irregular puede dar como resultado la parte superior del pecho, a través de la axila y alrededor de los omoplatos. El dolor puede ser tan severo que incluso el toque suave de la ropa puede enviar ondas de choque a través de una persona, así como los actos más simples de sentarse o acostarse.

La tensión o daño a los nervios intercostales puede ser el resultado de la salud afecciones como herpes zóster o traumatismo en el área, como con cirugía. A continuación, aprenderemos sobre las diversas causas de la neuralgia intercostal.

Causas de la neuralgia intercostal

La causa más común detrás del diagnóstico de neuralgia intercostal es la cirugía de la cavidad torácica. Este procedimiento requiere que la caja torácica se ensanche, lo que puede dañar los nervios intercostales.

Otras causas relacionadas con el trauma incluyen:

  • Infecciones por herpes zoster o las costillas
  • Adelgazamiento de los nervios a lo largo del tiempo
  • Traumatismo directo en pecho o costillas
  • Atrapamiento de nervios
  • Tensión muscular
  • Inflamación de los nervios
  • Embarazo que provoca la expansión de la caja torácica
  • Presión de un tumor localizado en el nervio

Síntomas de la neuralgia intercostal

Con la neuralgia en nombre de la condición, el dolor es obviamente el síntoma principal. Los diversos grados y rango de dolor ayudan a determinar la gravedad del trauma del nervio. El dolor aparecerá en la región del pecho y podría irradiar desde la parte posterior a cada lado de las costillas. Puede ir desde una sensación dolorosa hasta un dolor agudo y punzante, y puede ser intermitente o constante. El dolor también puede empeorar con movimientos y episodios de estornudos, risas e incluso dolor con respiraciones profundas.

Otros síntomas que pueden aparecer también pueden tener un vínculo con otras afecciones de la salud como la angina de pecho o la enfermedad cardíaca. El dolor de costillas si se concentra en el lado izquierdo, podría conducir a este tipo de diagnóstico. Con la neuralgia intercostal, puede haber entumecimiento, hormigueo, fiebre y pérdida del apetito, así como dolor en el abdomen, los hombros o el cuello.

Los síntomas más serios que amenazan la vida de la neuralgia intercostal pueden ser en forma de irradiando dolor en el lado izquierdo del cuerpo, afectando el pecho, las costillas, el brazo, el hombro y la región posterior. También puede haber una sensación de opresión o presión en el pecho y palpitaciones. Además, los nervios pueden causar dificultad para respirar y pueden producir una tos llena de flemas. En este punto, los músculos dolorosos pueden debilitarse antes de que se establezca la paralelización, con una sensación abrumadora de mareo.

Diagnóstico de neuralgia intercostal

Para un diagnóstico clínico, su médico completará un historial médico y un examen físico. Luego, el médico completará un cuestionario de dolor, así como un examen neurológico. Las pruebas pueden incluir una radiografía o una resonancia magnética (MRI).

Tratamiento de la neuralgia intercostal

Algunos casos de neuralgia intercostal no requieren ningún tratamiento ya que el trauma o daño es menor, y hay poco para sin dolor. Sin embargo, en otros casos, el tratamiento puede incluir varias opciones médicas, como analgésicos e inyecciones. Estos pueden incluir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides, antidepresivos, antihistamínicos y medicamentos antivirales. Para aquellos con dolor recurrente, el tratamiento se enfocará en eliminar la terminación nerviosa o destruyéndola.

Existen tratamientos naturales que las personas que padecen esta afección pueden usar solos o con un plan de control del dolor para ayudar con los síntomas. La terapia de frío, la acupuntura, la terapia de masajes y el yoga pueden ser beneficiosos.

Hemos resumido dos ejercicios clave utilizados para la neuralgia intercostal.

1. Estiramiento

Al levantar los brazos por encima y hacia un lado, la cavidad torácica se expande, lo que estira los nervios intercostales, los músculos y los vasos sanguíneos. Haga lo siguiente estira dos veces al día.

Levante los brazos sobre la cabeza y apriete las manos mientras se inclina hacia un lado. Mantenga la posición durante varios minutos. Repita en el otro lado.

Para el siguiente tramo, párese en una puerta y coloque las manos a ambos lados con los codos doblados. Coloque los pies separados al ancho de los hombros mientras se inclina ligeramente hacia adelante. Debería sentir un estiramiento reconfortante en su espalda, hombros y pecho.

2. Entrenamiento de postura

Esta forma de ejercicio corrige su postura mientras ayuda a reducir sus síntomas de neuralgia intercostal.

Párese derecho con los hombros hacia atrás y meta la pelvis debajo. Coloque los brazos hacia abajo con los codos tocando el costado de su cuerpo. Suavemente mueva sus manos detrás de usted para que toquen sus omóplatos. Presione sus manos juntas con movimientos pequeños de 10 a 20 veces antes de regresar a la posición inicial. Repita por lo menos dos veces al día.

La neuralgia intercostal es una rara ocurrencia generalmente causada por una lesión distinta o daño a los nervios intercostales. Aunque estos nervios están bien protegidos dentro de la caja torácica, aún es vital tomar precauciones para evitar que se vean afectados. Estas medidas de precaución incluyen el uso de almohadillas protectoras con deportes de contacto, ser cauteloso al conducir y tener vacunas para la varicela, el herpes zóster y el herpes zóster. Cualquier posible daño a los nervios puede necesitar tratamiento con procedimientos quirúrgicos, mientras que la mayoría de los otros casos se resolverán a tiempo.

Leave a Comment