Principales consejos de nutrición para la depresión y la ansiedad

La ​​salud mental recibió un impulso recientemente gracias a la ayuda de una fuente real. Los comentarios hechos por el Príncipe Harry y el Duque de Cambridge sobre el impacto de la muerte de su madre hace casi 20 años llegaron a los titulares cuando los dos miembros de la realeza se unieron para hacer un trabajo de caridad para la campaña de enfermedades mentales Heads Together. El príncipe Harry admitió que había ignorado su angustia emocional durante varios años antes de buscar asesoramiento para mejorar su salud mental.

Muchos esperan que traer nombres tan conocidos a la causa ayude a detener el estigma que a veces se asocia con la salud mental. . La depresión y la ansiedad pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad, y la incidencia de enfermedades mentales está en aumento.

El vínculo entre la salud mental y la dieta

Como terapeuta nutricional, siempre estoy buscando cambios dietéticos que puedan ayudar a mis clientes tratar enfermedades sin recurrir a medicamentos recetados. Esta es la razón por la cual la creciente investigación que conecta mejor calidad de dieta con mejor salud mental es tan prometedora y excitante.

En un estudio publicado en Journal of Physiological Anthropology en 2014, científicos australianos encontraron un vínculo entre el aumento de las enfermedades mentales y la depresión y nuestras dietas cambiando de los alimentos enteros ricos en nutrientes que nuestros antepasados ​​comieron a los alimentos altos en calorías, deficientes en nutrientes y altamente procesados ​​que comemos hoy.

El contenido de nutrientes decrecientes de nuestros alimentos saludables también puede jugar un papel en la enfermedad mental. Un estudio de investigación realizado en 2009 por el Instituto de Bioquímica de la Universidad de Texas en Austin mostró evidencia de que durante los últimos 50 a 70 años, el contenido mineral de frutas y verduras ha ido disminuyendo debido a las prácticas agrícolas modernas. Por lo tanto, es imperativo que tratemos de incluir tantos alimentos ricos en nutrientes como sea posible en nuestra dieta para contrarrestar el pobre contenido mineral de nuestros alimentos.

Por qué el intestino es la clave para tratar las enfermedades mentales

Realmente cree que una de las mejores formas de mejorar su salud mental es a través de su instinto. El intestino tiene su propio sistema nervioso, que envía información al cerebro a través del nervio vago. Así como el cerebro afecta el intestino, lo que ponemos en nuestro intestino puede alterar el funcionamiento del cerebro.

Las propiedades antiinflamatorias de los nutrientes en frutas, verduras, nueces y pescado azul pueden tener un impacto en los químicos cerebrales que regular las emociones y la cognición Casi todos los pacientes que sufren depresión muestran inflamación del cerebro.

1. Omega-3 Fatty Acids

Los estudios demuestran que una de las grasas más importantes para la salud mental es el ácido graso omega-3. Se ha demostrado que los alimentos que lo contienen, como pescado de agua fría, algas marinas y pollo, reducen los síntomas de esquizofrenia depresión, déficit de atención trastorno de hiperactividad (TDAH) y otros trastornos mentales . La razón probablemente se deba al efecto de los omega-3 en la producción de neurotransmisores (químicos cerebrales responsables de nuestro estado de ánimo), incluidos la dopamina y la serotonina.

Los ácidos grasos omega-3 también son esenciales para las membranas de las células cerebrales. Un desequilibrio de estas grasas podría tener un efecto sobre cómo las células del cerebro se comunican entre sí.

2. Triptófano

El aminoácido triptófano, un componente básico de las proteínas, también puede ayudar con las enfermedades mentales al influir en el estado de ánimo y producir serotonina. La deficiencia de serotonina puede provocar depresión y ansiedad. Las fuentes de proteínas magras con alto contenido de triptófano incluyen pescado, pavo, pollo, huevos y frijoles.

3. Carbohidratos complejos

También se necesitan carbohidratos complejos para facilitar la entrada de triptófano en el cerebro. Ayudan a reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, así como a mejorar el funcionamiento cognitivo general. Algunas buenas opciones alimenticias para obtener carbohidratos más complejos en su sistema son vegetales verdes, lentejas, frijoles y avena o pan integral.

4. Prebióticos

Ciertos alimentos que alimentan a las bacterias del intestino bueno, conocidos como prebióticos, también pueden estar relacionados con una mejor salud mental. Los microbios intestinales unifican la mayoría de la serotonina del cuerpo, por lo que si tiene problemas de salud mental, asegúrese de comer muchos alimentos prebióticos. Estos alimentos incluyen ajo, alcachofas, espárragos, cebollas, plátanos, raíz de achicoria y yogur.

¿Se siente bajo? Un cambio de dieta puede ser lo que necesita

La evidencia que vincula la nutrición con la salud mental es tan extensa que, en un artículo publicado en The Lancet un panel de expertos internacionales sugirió que la dieta es “tan importante a la psiquiatría, como lo es a la cardiología, la endocrinología y la gastroenterología “.

Por lo tanto, si se siente deprimido o sufre de ansiedad, intente cambiar su dieta para incluir estos alimentos favorables para el cerebro. Algunos simples trucos dietéticos pueden mejorar la función cognitiva y reducir los síntomas de depresión, ansiedad y otros trastornos de la salud mental. Si cree que puede estar sufriendo una enfermedad mental, asegúrese de contactar a su médico para analizar sus opciones.

Leave a Comment