Sierra Leona casi libre de ébola como la cuarentena restante más grande

Sin casos nuevos durante una semana completa y la cuarentena más grande que queda en el país ha llegado a su fin, los funcionarios de salud de Sierra Leona están empezando a ver la meta en su larga lucha contra el Ébola. La fiebre hemorrágica ha matado a 4.000 personas en el país desde que comenzó el brote en 2013. En la actualidad, solo unas pocas docenas de personas permanecen en cuarentena.

Una vez que finaliza la cuarentena, lo que se espera ocurra a fines de agosto, Sierra Leona necesita pasar 42 días sin un nuevo caso antes de que pueda considerarse oficialmente libre de ébola.

A pesar del éxito reciente de una vacuna contra el Ébola, el progreso de Sierra Leona se debe más a la educación que a la medicina. Esto se debe a que el brote de ébola fue un ejemplo de lo que los eruditos llaman un “desastre agudo sobre crónico”. En otras palabras, un problema agudo, el brote del Ébola, se debió a una salud pública crónica, prolongada e inadecuada. sistemas de saneamiento.

Se requirió un gran esfuerzo humano y financiero para educar a las personas sobre las técnicas de saneamiento y seguridad necesarias para prevenir la propagación de la enfermedad. Sin embargo, llegar a cero y mantenerse en cero son dos cosas diferentes. Incluso si Sierra Leona es declarada libre de ébola, se requerirá vigilancia y prudencia para garantizar que no haya un resurgimiento.

La epidemia de Ébola ha afectado principalmente a Liberia, Guinea y Sierra Leona, donde ha infectado a 28,000 personas y mató a un total de 11,000 en las tres naciones, incluido el siete por ciento de los trabajadores de la salud en Sierra Leona y el ocho por ciento en Liberia. A pesar del daño a la población, la economía y la estructura social, ha habido numerosos éxitos. Además de la vacuna, Liberia no ha visto un nuevo caso de ébola desde mediados de julio y solo tres casos nuevos ocurrieron en Guinea la semana pasada. Si bien “llegar a cero” puede no ser motivo de relajación todavía, es difícil resistir la tentación de celebrar o, al menos, respirar aliviado.

Leave a Comment