Tipos, causas, síntomas, remedios caseros y complicaciones

What es duodenitis La duodenitis es la inflamación del duodeno, que es el primer segmento del intestino delgado. Es lo que conecta el estómago con el resto del sistema digestivo. Los dolores abdominales repentinos y agudos que duran poco tiempo pueden indicar duodenitis aguda. La duodenitis crónica es progresiva y puede prolongarse durante meses y, a veces, años.

Esta inflamación puede provocar síntomas simples como hinchazón y exceso de gases, así como el dolor torácico y el sangrado en los intestinos más graves. Y es más común que usted piensa.

Tipos de Duodenitis

Hay varios tipos diferentes de duodenitis, que incluyen erosión aguda y crónica ve y no erosivo, y bulbar y post-bulbar.

1. Duodenitis aguda

La duodenitis aguda se caracteriza por una aparición repentina de los síntomas y persiste durante un corto período de tiempo.

2. Duodenitis crónica

La duodenitis crónica se produce durante un período de tiempo más prolongado, como meses o años. Los síntomas de la duodenitis crónica tienden a ser los mismos durante la mayoría del período de inflamación, con breves períodos de síntomas severos.

3. Duodenitis erosiva

Con duodenitis erosiva, la inflamación se ha vuelto tan severa que las paredes del duodeno se han erosionado y producido heridas abiertas.

4. Duodenitis no erosiva

En esta forma, la inflamación es extensa, pero las paredes del duodeno no se han erosionado.

Otro factor en la clasificación de la duodenitis es su ubicación en relación con el bulbo duodenal, que es el primero dos pulgadas del duodeno que se encuentra adyacente al píloro del estómago.

5. Duodenitis bulbar

Con duodenitis bulbar, la inflamación se centra en el bulbo del duodeno, especialmente en la parte anterior de la pared.

6. Duodenitis post-bulbar

La duodenitis post-bulbar ocurre debajo del bulbo del duodeno, y también se divide en dos subcategorías. La duodenitis post-bulbar proximal ocurre después del bulbo, cerca del bulbo pero no dentro del bulbo. La duodenitis posterior al bulbo distal se produce más lejos, más cerca del yeyuno (que se encuentra entre el duodeno y el íleon).

Duodenitis Causas

Hay dos causas principales de un duodeno inflamado: Helicobacter pylori ( H. pylori) infección y el uso excesivo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos o AINE.

H. pylori son ​​bacterias que cavan en la pared del estómago y el duodeno. Como pueden sobrevivir los fuertes ácidos gástricos presentes en estas áreas, las defensas naturales del estómago no pueden detener la bacteria.

Los AINE son analgésicos como la aspirina y el ibuprofeno. Estos medicamentos pueden aumentar la acidez del ácido gástrico, así como comprometer la barrera mucosa del estómago.

Su duodenitis puede ser causada por este aumento en la secreción de ácido gástrico. La interrupción de los mecanismos de protección en el duodeno, como la producción reducida de moco, también puede conducir a que el duodeno se inflame.

Otras posibles causas pueden incluir:

  • Abuso de sustancias como el alcohol y la cocaína
  • Uso prolongado del tabaco
  • Estrés
  • Otros medicamentos como corticosteroides
  • Anemia perniciosa
  • Trastornos autoinmunes
  • Enfermedad de Crohn (enfermedad inflamatoria del intestino)
  • Exposición a la radiación

Síntomas de la duodenitis

La mayoría de los síntomas de la duodenitis son similar a las de otras aflicciones relacionadas con el estómago: náuseas, dolor, vómitos y pérdida del apetito.

1. Náuseas y vómitos

La inflamación y la irritación del duodeno pueden causar que una persona sufra de náuseas. En casos extremos, el vómito también puede ocurrir, pero es poco común.

2. Dolor abdominal

Puede causar dolor y molestias abdominales, generalmente en el área media-alta del estómago. La gravedad del dolor podría depender del tipo de duodenitis. Los tipos erosivos usualmente producen más dolor debido al daño del revestimiento del estómago. Comer puede agravar el dolor, ya que puede agitar el ácido del estómago en un órgano que ya está dañado.

3. Pérdida del apetito

Debido a la incomodidad del estómago existente, es común que los pacientes desarrollen una pérdida de apetito. Como se mencionó, comer puede provocar dolor.

Otros síntomas comunes también pueden incluir exceso de gases y dificultad para dormir debido a los otros síntomas. En casos graves, las formas erosivas pueden causar hemorragia interna y sangre en las heces, así como distensión abdominal.

Duodenitis Diagnóstico

La duodenitis puede ser un reto para diagnosticar únicamente los síntomas, ya que la mayoría de los síntomas son muy similares a los de gastritis (inflamación del revestimiento del estómago). De hecho, las dos condiciones están estrechamente relacionadas; la duodenitis a menudo puede causar gastritis.

Como resultado, los médicos tienden a recomendar un procedimiento para confirmar un diagnóstico. El más común es una endoscopia gastrointestinal superior (GI).

Una endoscopia GI superior utiliza un tubo delgado equipado con una cámara y luz, que se pasa por el esófago, pasa el estómago y llega al área del duodeno. El médico buscará algunos signos de duodenitis tales como:

  • Eritematoso: una pared duodenal roja e inflamada
  • Focal: inflamación severa aislada de un parche o puntos específicos
  • Úlceras: llagas abiertas, que podrían ser una o muchas
  • Ulceración confluente: parches ulcerados grandes que se unieron y se vuelven continuos

Tratamiento de duodenitis

El tratamiento con duodenitis puede depender de la gravedad de la duodenitis y generalmente consiste en algún tipo de medicamento combinado con cambios en la dieta y el estilo de vida.

Medicamentos

Generalmente, se recetan medicamentos como antibióticos para eliminar cualquier infección bacteriana que causa la inflamación . Las drogas supresoras de ácido como los bloqueadores de histamina 2 (H2) y los inhibidores de la bomba de protones también se usan para reducir el dolor y permitir la curación en el estómago. Los medicamentos a base de bismuto (como el subsalicilato de bismuto) se pueden usar para compensar la falta de moco cubriendo el revestimiento intestinal y ayudando a reducir la inflamación.

Duodenitis Dieta y estilo de vida

Alimentos picantes, grasos y café puede agravar el ácido del estómago, el revestimiento del estómago y el duodeno. Para ayudar a aliviar los síntomas de duodenitis y estimular una curación más rápida, los médicos sugieren evitar este tipo de alimentos.

Mientras que una bebida alcohólica o dos pueden no necesariamente causar ningún efecto adverso (existe la posibilidad de que pueda agravar sus síntomas), beber en exceso definitivamente puede causar problemas y también debe ser evitado. Fumar también puede irritar el estómago y no se recomienda fumar durante el período de duodenitis.

Evite los medicamentos antiinflamatorios no esteroides como la aspirina y el ibuprofeno, ya que pueden ser parcialmente responsables de su duodenitis.

Remedios caseros para Duodenitis

Hay una serie de remedios caseros que pueden ayudarlo a tratar los diversos síntomas de la duodenitis.

1. Dieta rica en fibra

Comer alimentos ricos en fibra como la avena, la cebada, las zanahorias, las lentejas y los frijoles puede ayudar a que el cuerpo consuma combustible para curar la duodenitis y ayudar a estabilizar el ácido del estómago. Esto también podría dar al estómago un descanso de los irritantes para que pueda sanar adecuadamente.

2. Té de manzanilla

El té de manzanilla contiene alfa-bisabolol, óxidos alfa-bisabolol A y B y matricina, que son todos compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación del duodeno. Una bebida caliente puede causar irritación, por lo que probar el té de manzanilla a una temperatura templada o incluso fría puede ser una mejor manera de consumirlo.

3. Yogurt

El yogurt contiene probióticos y otros buenos cultivos bacterianos que podrían ayudar a estabilizar el ácido del estómago, permitiendo que el duodeno y el estómago se repare a sí mismo.

4. Miel

La miel natural, especialmente variedades como la miel de Manuka, tiene propiedades químicas que producen una forma natural de peróxido de hidrógeno. Esto hace que la miel sea un remedio natural popular para las infecciones bacterianas. Tomar una cucharada de miel podría ayudar a eliminar las bacterias no deseadas que causan su duodenitis.

Complicaciones de la Duodenitis

Si no se trata, la duodenitis puede ocasionar complicaciones de salud que requieren tratamiento simultáneo o separado de la inflamación. Algunas de las siguientes condiciones producirán una serie de problemas adicionales.

  • Inflamación de la pared abdominal
  • Hemorragia interna
  • Obstrucción intestinal
  • Úlcera péptica perforada (también conocida como úlcera estomacal o intestinal que sangra)
  • Recurrente úlceras duodenales (puede ocurrir incluso después de que se ha resuelto una infección por [H.454511] H. pylori
  • Pancreatitis secundaria (inflamación del páncreas por inflamación de otros órganos)

Debe examinarse la duodenitis

Duodeno inflamado los síntomas no son nada a burlarse. Pueden causar falta de sueño, dolor y pérdida de apetito. En el peor de los casos, la duodenitis puede causar úlceras y hemorragia interna. Si tiene una sensación de ardor en el abdomen que dura más de unos pocos días, asegúrese de que se la revisen. Si bien la duodenitis es bastante fácil de tratar, no es un problema médico que desee experimentar a largo plazo.

Leave a Comment